Investigadores crean un vientre artificial. ¡Celebramos la noticia!

En un sorprendente avance en la ciencia médica, los investigadores ha desarrollado un útero artificial que es capaz de cultivar corderos prematuros por hasta un mes.

Los investigadores del Centro de Diagnóstico Infantil de Filadelfia han creado un vientre artificial mucho más desarrollado que cualquier otra cosa producida anteriormente. Después de pasar por varias iteraciones del sistema (incluyendo incubadoras de vidrio) durante un periodo de tres años, finalmente, se instalaron en una que utiliza una bolsa de película de plástico conectada a máquinas de intercambio de gas y sensores.

El sistema imita, eficazmente, las condiciones dentro del útero, con el recipiente lleno de un único líquido producido en laboratorio que imita el líquido amniótico. A medida que los pulmones en desarrollo son incapaces de respirar el oxígeno atmosférico, este paso permite que el feto en desarrollo respire líquido amniótico artificial que fluye dentro y fuera de la bolsa. También contiene todos los nutrientes y factores de crecimiento necesarios para un desarrollo saludable.

Los avances en la medicina en los últimos años han visto un aumento increíble en la tasa de supervivencia de los bebés prematuros, con los bebés nacidos en sólo 23 semanas de gestación dado un 30 a 50 por ciento de posibilidades de supervivencia. Pero hay un problema y es que a menudo hacen frente a una calidad de vida reducida. Tienen una asombrosa probabilidad del 90% de mortalidad, mientras que la mitad de todos los casos de parálisis cerebral se deben a la prematuridad.

“Estos niños tienen una necesidad urgente de un puente ente el vientre de la madre y el mundo exterior”, explica Alan Flake, autor principal del artículo publicado en Nature Comunications. “Si podemos desarrollar un sistema extra-uterino para apoyar el crecimiento y la maduración de órganos por sólo unas pocas semanas, podemos mejorar dramáticamente los resultados de los bebés extremadamente prematuros”.

En el último estudio, los investigadores, probaron el nuevo sistema en corderos prematuros, que eran el equivalente a un bebé humano de 23-24 semanas de gestación. Colocados en la bolsa de película de fluido, los cordones umbilicales se unieron a un oxigenador externo que imitaba la placenta de la madre. Esto permitió al propio corazón del feto bombear la sangre alrededor del cuerpo y fuera del útero, sin necesidad de una bomba externa; cuya presión puede sobrecargar los corazones subdesarrollados con consecuencias fatales.

El cordero fue sellado en la bolsa, aislado en el ambiente estéril, y protegido de los cambios de presion y la luz durante 28 días, durante los cuales ermanecieron sanos y se desarrollaron naturalmente, respirando normalmente, abriendo los ojos, moviendose e incluso crecía lana.

Los investigadores ahora están trabajando en la adaptación del sistema, incluyendo la reducción de tamaño para los bebés humanos que son, típicamente, alrededor de un tercio del tamaño de los corderos. Se espera que esta investigación establezca un precedente para la forma en que los bebés prematuros son tratados y atendidos.

 

FUENTE:  www.iflscience.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *