Dos amigos guardan una hamburguesa del McDonald’s en una caja y la sacan 20 años después.

La comida rápida es bastante conocida también por su rápida descomposición. Sin embargo, dos australianos han realizado un descubrimiento que reta hasta la naturaleza. ¿Alguna vez te has preguntado cómo es el proceso de descomposición de la comida de McDonald’s? El experimento que comenzó como un juego, finalizó con un hallazgo tan increíble que seguramente nos hará reflexionar sobre las decisiones que tomamos en torno a nuestra alimentación.
La curiosidad adolescente

Eduard Neetz y Casey Dean, ambos australianos y amigos de toda la vida, decidieron comer hamburguesas una tarde de 1995. Sin embargo, uno de ellos decidió no sintió tantos ánimos y decidió no comerse su hamburguesa.

Para evitar botar la comida, ambos decidieron comenzar un pequeño juego inspirado en su curiosidad, por lo que optaron por guardar la hamburguesa con queso de McDonald’s (con envoltorio y todo) en una caja de madera. Sellaron el trato prometiéndose no abrir la caja hasta hacerlo juntos 20 años más tarde.
Y así pasó el tiempo…

Registrando su aventura con fotografías, Eduard y Casey cumplen su promesa, reuniéndose 20 años después para descubrir un hallazgo que sorprendió a toda la web.

En las imágenes podemos apreciar como ambos hombres, ya convertidos en adultos y hasta un tanto envejecidos, se preparan para abrir la caja; encontrando en su interior, la misma hamburguesa de Mc. Donald’s que guardaron.

Neetz y Dean decían en su Facebook: “Según tenemos constancia, esta es la hamburguesa más vieja del mundo que se haya documentado”

¿Una hamburguesa momificada?

Sí, la hamburguesa –para sorpresa de todos- estaba en “perfecto estado”. No solo conservaba su forma original, sino que también, increíblemente mantenía aun el olor a recién hecha.

Como cualquier dueño orgulloso de su comida de dos décadas, Neetz y Dean mantuvieron su hamburguesa en una pequeña caja de madera con un candado:

Lo más impactante aun no acaba. Además de que la comida nunca se descompuso, jamás la guardaron bajo supervisión o refrigerada. Lo que quiere decir, ¡LAS HAMBURGUESAS SE AUTOCONSERVARON!

La hamburguesa no presentaba ningún tipo de hongos o moho, pero estaba completamente dura.

Nadie puede explicarse aun cómo ocurrió este fenómeno, y si las hamburguesas de McDonald’s siguen siendo tan anormales como para permanecer 20 años sin alteraciones naturales, pero algo es seguro: los químicos persevantes que contiene esta hamburguesa pueden sean la fórmula del no-envejecimiento.

 

¿Qué te ha parecido esta fascinante historia? Puedes dejarnos tu opinión en los comentarios ¡El debate está abierto!

 

Fuente: rolloid.website

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *